¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

RegTech

Site name

Cumplimiento Normativo SEAT

El Cumplimiento Normativo puede ser un juego pero nunca una broma: El ejemplo de SEAT

Solemos decir que uno de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento de cualquier programa de Cumplimiento es la implantación de una cultura ética a lo largo de toda la organización. Esta semana en RegTech Solutions hemos elegido centrarnos en analizar un buen ejemplo de cómo se puede difundir la concienciación y sensibilización del cumplimiento normativo de forma divertida.

Seat, empresa perteneciente al Grupo Volkswagen, lo tiene claro: la tarea de concienciación en la forma de actuar de la compañía es tan relevante como su tecnología, productos o servicios. Así lo puso de manifiesto Sandra Olivera, responsable de Compliance e integridad de la automovilística en una entrevista para el diario Expansión*.

La responsable de Cumplimiento, logró incluso la paralización de parte de la cadena de producción durante un periodo de 22 sesiones de 90 minutos, que supondría el tiempo equivalente a la fabricación de 200 coches, con la única finalidad de que la sensibilización por hacer las cosas de manera ética llegue al mayor número de personas de su compañía, y tiene claro que la integridad es un claro elemento para la sostenibilidad.

Los diversos formatos de esta campaña de concienciación fueron realmente creativos e innovadores, a la par que didácticos y sin duda amenos: un teatro en el que se escenificaban situaciones cotidianas que ponían a prueba la integridad, versiones y carteles en formato cómic del Código de Conducta e incluso un “Juego del Mundial” basado en el Compliance.

La Compliance Officer remarca que es fundamental contar con el apoyo de la alta dirección para la sensibilización real en materia de cumplimiento normativo, y hace una interesante reflexión sobre la rentabilidad del Compliance: “¿Hasta dónde está dispuesta una compañía a arriesgarse a que su organización sea sancionada, e incluso cerrada, por no invertir en programas de fomento de cultura de integridad y Compliance? Estos programas deben verse como una inversión para el futuro”.

La organización del departamento de Compliance de esta empresa se basa en el asesoramiento, la concienciación, la adecuada independencia del órgano de Cumplimiento, el control y la monitorización, con el uso de las herramientas habituales y básicas de cualquier programa de Cumplimiento (Código de Conducta, canales de denuncia, formación o sistema de gestión de riesgos) pero con un elemento clave y fundamental que sería la “gasolina del motor” (nunca mejor dicho): el convencimiento.

*Entrevista para el diario Expansión

Q&As de MiFID sobre protección al inversor

El pasado 28 de marzo la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) procedió a la actualización de su documento de preguntas y respuestas (Q&As) sobre la aplicación de MiFID II en el ámbito de protección al inversor e intermediarios*.

Con esta actualización se añade una nueva pregunta acerca de los requerimientos de reporte transaccional para los operadores del mercado y proveedores de liquidez. Deberá publicarse información en relación a la calidad de las ejecuciones siendo tal obligación aplicable tanto a las operaciones over the counter (OTC) como a aquellas operaciones sujetas a la exención de las obligaciones de pre- transparencia.

Se añaden novedades en materia de cómo han de distinguir las entidades entre “pasos razonables”( requeridos en MiFID I) y “pasos suficientes” (requeridos en MiFID II) a la hora realizar una mejor ejecución de las operaciones financieras. El requerimiento de “pasos suficientes” es aún más exigente, a la hora de exigir los mejores resultados para el cliente. Ello implicará un mayor grado de monitorización en las transacciones.

Se incluyen igualmente nuevos requerimientos a introducir en el informe de idoneidad del que se hará entrega a los clientes, debiéndose indicar el grado de ajuste entre las características del potencial cliente (situación financiera del cliente, su grado de tolerancia al riesgo, su experiencia o sus objetivos de inversión) y el producto financiero a adquirir. El resultado de este informe deberá ser lo más exacto posible, debiéndose evitar frases genéricas (ej: “el producto es adecuado porque coincide con su nivel de tolerancia al riesgo") para sustituirlas por otras en las que se especifique el grado de riesgo y el grado de tolerancia por niveles numéricos.

El documento aclara igualmente la forma en la que debe facilitarse la información ex ante para el cliente en relación a los costes y gastos de la operación a realizar, debiendo ser dicha información concreta y no genérica para el producto de que se trate. Tal información podrá darse una sola vez o de forma periódica, y deberá ser suficientemente clara, comprensible, y encontrarse actualizada. Asimismo, deberá emplearse la nomenclatura acorde con la normativa aplicable.

En los servicios de gestión de carteras, la información ex ante deberá incluir referencias a cualquier servicio o producto auxiliar y una relación de los instrumentos financieros en los que podrá invertirse, así como información ex ante sobre el valor de los activos bajo gestión y sobre la cartera prevista para el cliente de manera personalizada según sus características. También deberá informarse sobre los costes tributarios, siendo obligatoria la información ex ante sobre los costes tributarios de la transacción y potestativa la información ex ante sobre los costes tributarios asociados a los ingresos obtenidos por el producto.

Para que un sitio web u otros medios electrónicos puedan considerarse como soporte duradero de información es necesario que permitan almacenar la información que se le envía personalmente al cliente, conservándose tal información íntegra. Si el cliente se viera obligado a informarse a través del sitio web, debe existir un comportamiento activo por parte de la entidad que asista al cliente en la puesta a disposición de la información.

Descargar documento PDF de preguntas y respuestas (Q&As)

El Riesgo de Conducta según EIOPA

El Riesgo de Conducta y las malas prácticas asociadas a la venta de productos de seguro, se constituyen como uno de los principales riesgos a tener en cuenta por parte de las compañías de seguros.

En este sentido, la European Insurance and Occupational Pensions Authority (EIOPA) realiza en su informe “Framework for assesing conduct risk through the product lifecycle*” un análisis en profundidad del origen de este tipo de riesgos en aras a su mitigación.

El estudio, divide los riesgos de conducta en la comercialización de productos en los siguientes cuatro grupos según las características del producto y sus destinatarios, la elección del modelo de distribución y las interacciones con el cliente tras la venta, a saber:

 1. Riesgos relacionados con el modelo de negocio y su gestión

EIOPA pone el énfasis en el modelo de negocio al tratar temas tales como: los conflictos de interés, ventas cruzadas, digitalización y la distribución, efectos de la utilización del Big Data sobre los consumidores, la entrada de las grandes tecnológicas en el sector asegurador y sus efectos sobre el precio, o los riesgos relacionados con la externalización de actividades. Así mismo se refiere a su relación con la gestión del negocio propiamente dicha: cultura de la entidad,  gobernanza y estructuras internas en materia de transparencia acompañado de las políticas de remuneraciones y la adecuada fijación de incentivos.

 2. Riesgos en la fabricación del producto.

En este apartado, agrupa los riesgos derivados del desarrollo y diseño del producto, del valor del producto para el cliente, frente al precio pagado por él, y los riesgos en la selección del mercado objetivo.

Según EIOPA, el foco en el beneficio puede desatender el interés del cliente, recomendando a las aseguradoras que desarrollen procedimientos internos para alertar sobre productos que no aportan valor suficiente según su precio.

Se hace igualmente hincapié en la necesidad de seleccionar adecuadamente el mercado objetivo, en la medida en la que el riesgo de mercado pude surgir si hay una pobre identificación y definición del mercado objetivo y de las necesidades del cliente.

 3. Riesgos en la venta

Son los riesgos que surgen de la relación entre el distribuidor y el cliente en el punto de venta, por lo que agrupa los riesgos derivados de las técnicas de marketing utilizadas, la selección de los canales de distribución y del propio proceso de venta.

 4. Riesgos relacionados con la gestión del producto posterior a la venta.

Son los riesgos que el consumidor afronta desde la firma del contrato hasta que todas las obligaciones que de él derivan han sido satisfechas. Los servicios posteriores a la venta deberían perseguir que las características, intereses y necesidades del consumidor sean tenidos en cuenta durante toda la vida del producto.

En consecuencia, se incluyen tanto los riesgos de actuaciones proactivas de la aseguradora, como son los riesgos en la supervisión y revisión del producto o los riesgos derivados de la información suministrada a lo largo de la vida del producto; como los riesgos derivados de actuaciones reactivas, es decir, aquellos riesgos en la gestión de los siniestros y los riesgos de la gestión de las reclamaciones.

Por último, EIOPA anuncia el desarrollo de cuadros de mando específicos del riesgo de conducta, que se requerirán de forma periódica, con el fin de aumentar la convergencia supervisora.

*https://eiopa.europa.eu/Publications/Reports/2018.6644_EN_03_MOD-GP.pdf

La Última Reforma del Código Penal Incrementa el Nivel de Responsabilidad de las Personas Jurídicas

La introducción en nuestro Código Penal de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en el año 2010 y en mayor grado la inclusión, como eximente de dicha responsabilidad,  de modelos de prevención penal eficaces en las organizaciones, fue en nuestro país uno de los grandes potenciadores del desarrollo del cumplimiento normativo. El derecho penal ha seguido avanzando en este sentido, agravando aún más esta responsabilidad con su última reforma, a través de la Ley Orgánica 1/2019 de 20 de febrero*.

Dentro de los delitos relacionados con abuso de mercado, alteración y manipulación de precios y uso de información privilegiada, se añaden nuevas agravantes, siendo especialmente destacable la consistente en que quien cometa el tipo delictivo sea una entidad financiera. La reforma también introduce nuevas formas de comisión de delitos relacionadas con la tecnología y la creación de un nuevo tipo penal consistente en la revelación ilícita de información privilegiada.

En materia de corrupción en los negocios, se incluye como tipo delictivo el hecho de ofrecer o prometer beneficios no justificados.

En relación a los delitos de defraudación fiscal y de subvenciones, los mínimos para la comisión del hecho delictivo cambian. Para los delitos de cohecho,  la redacción adopta una visión europea e internacional sobre el concepto de funcionario público. Es importante destacar que con esta reforma, las personas jurídicas también podrán ser penalizados como cooperadoras de los delitos de malversación.

Los delitos de falsificación de moneda también se han visto afectados, al darse una tipificación de las infracciones más alta cubriendo la falsificación incluso antes de que la moneda se haya puesto en circulación.

En el ámbito del tráfico de órganos se incluyen nuevas agravantes y se establece su penalización de manera conjunta con otro tipo de delitos como el de trata de seres humanos.

Finalmente, en materia de terrorismo es importante destacar que con esta reforma, las personas jurídicas pasarán a poder ser sujetos activos de todo tipo de delitos de terrorismo.

En definitiva, se trata de una reforma que supone un aumento significativo de los agravantes y, por tanto, de las penalizaciones para las personas jurídicas y sus administradores.

 

*https://www.boe.es/boe/dias/2019/02/21/pdfs/BOE-A-2019-2363.pdf