RegTech

Site name

El Tribunal Supremo destaca la importancia del Compliance para proteger a las empresas de delitos internos

Tribunal Supremo

Habitualmente, al destacarse las bondades de cualquier Plan de Prevención Penal y su utilidad, nos remitimos al artículo 31 bis, en el sentido de que el hecho de contar con estos planes de prevención puede actuar como eximente o atenuante en la generación de responsabilidad penal para la persona jurídica.

No obstante, la Sala Segunda del Tribunal Supremo, en una reciente Sentencia de fecha 28 de junio de 2018, ha puesto de manifiesto otra nueva ventaja: la de proteger a la propia empresa por los delitos cometidos por sus trabajadores contra su propio patrimonio.

En la Sentencia, donde se establece una condena de condena de 4 años de prisión al exadministrador de una sociedad por delitos continuados de apropiación indebida y de administración desleal, su ponente, destaca que “una buena praxis corporativa en la empresa es la de implementar estos programas de cumplimiento normativo que garanticen que este tipo de hechos no se cometan, o dificulten las acciones continuadas de distracción de dinero, o abuso de funciones que un buen programa de cumplimiento normativo hubiera detectado de inmediato”.

Se hace por tanto hincapié en la forma en la que un adecuado programa de cumplimiento puede actuar como elemento disuasorio en la comisión de delitos contra el propio patrimonio de la empresa, al añadirse que de haber existido un adecuado programa de cumplimiento normativo, casos como el aquí ocurrido se darían con mayor dificultad, ya que en la mayoría de los supuestos el conocimiento de actividades, como las aquí declaradas probadas de apropiación de fondos y de abuso de gestión, no se hubieran dado”.