RegTech

Site name

Normas de conducta y el nuevo Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario

Ley de Crédito Inmobiliario

En RegTech Solutions creemos que es importante analizar el espíritu del regulador en materias tan relevantes como es la protección de los consumidores y, en este sentido, presentamos a continuación el paralelismo del Proyecto de Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario con MiFID II y su normativa de transposición:

1º. El establecimiento de requisitos de conocimientos y competencia: el personal al servicio del prestatario que comercialice el crédito inmobiliario, al igual que sucede con el de las empresas de servicios de inversión, deberá contar con los conocimientos y competencias necesarios y actualizados sobre los productos que comercialice.

2º. En relación con las ventas combinadas, existe el deber de informar de las diferencias entre la oferta combinada y la oferta de los productos por separado.

3º. La relación entre las remuneraciones e incentivos del personal y la obligación de crear políticas para el tratamiento de los conflictos de interés. Así, el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario hace referencia a incorporar medidas escritas y procedimientos para evitar los conflictos de interés, en particular estableciendo que la remuneración no dependa de la cantidad o de la proporción de solicitudes aceptadas”

4º. En materia de transparencia contractual, se establece la obligación de actuar en el mejor interés del cliente o en el caso del Proyecto de Ley comentado, del prestamista. De esta manera, al igual que sucede en la normativa MIFID II y su desarrollo, que imponen la obligación de informar sobre la existencia de asesoramiento independiente o no, el prestamista “debe informar previa y expresamente al prestatario y por escrito, en sentido positivo o negativo, si se están prestando o pueden prestarse al prestatario servicios de asesoramiento con respecto a una determinada operación.”

5º. La adecuación entre el cliente y el producto en la comercialización también se aborda en la regulación del crédito inmobiliario como sucede con MiFID II. En particular, el Proyecto de Ley establece la obligación de recabar información acerca de la situación personal y financiera del prestatario, necesidades y circunstancias, preferencias y objetivos, de modo que puedan recomendar contratos de préstamo adecuados.

Finalmente, cabe destacar,un requerimiento específico de esta normativa, que para solucionar la problemática de las “cláusulas suelo” incluye como novedad que en las operaciones con tipo de interés variable no se pueda fijar un límite a la baja del tipo de interés así como que éste no pueda ser negativo.

Puede acceder al Proyecto de Ley pinchando en el siguiente enlace:

Descargar PDF