¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

RegTech

Site name

El Cumplimiento Normativo puede ser un juego pero nunca una broma: El ejemplo de SEAT

Cumplimiento Normativo SEAT

Solemos decir que uno de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento de cualquier programa de Cumplimiento es la implantación de una cultura ética a lo largo de toda la organización. Esta semana en RegTech Solutions hemos elegido centrarnos en analizar un buen ejemplo de cómo se puede difundir la concienciación y sensibilización del cumplimiento normativo de forma divertida.

Seat, empresa perteneciente al Grupo Volkswagen, lo tiene claro: la tarea de concienciación en la forma de actuar de la compañía es tan relevante como su tecnología, productos o servicios. Así lo puso de manifiesto Sandra Olivera, responsable de Compliance e integridad de la automovilística en una entrevista para el diario Expansión*.

La responsable de Cumplimiento, logró incluso la paralización de parte de la cadena de producción durante un periodo de 22 sesiones de 90 minutos, que supondría el tiempo equivalente a la fabricación de 200 coches, con la única finalidad de que la sensibilización por hacer las cosas de manera ética llegue al mayor número de personas de su compañía, y tiene claro que la integridad es un claro elemento para la sostenibilidad.

Los diversos formatos de esta campaña de concienciación fueron realmente creativos e innovadores, a la par que didácticos y sin duda amenos: un teatro en el que se escenificaban situaciones cotidianas que ponían a prueba la integridad, versiones y carteles en formato cómic del Código de Conducta e incluso un “Juego del Mundial” basado en el Compliance.

La Compliance Officer remarca que es fundamental contar con el apoyo de la alta dirección para la sensibilización real en materia de cumplimiento normativo, y hace una interesante reflexión sobre la rentabilidad del Compliance: “¿Hasta dónde está dispuesta una compañía a arriesgarse a que su organización sea sancionada, e incluso cerrada, por no invertir en programas de fomento de cultura de integridad y Compliance? Estos programas deben verse como una inversión para el futuro”.

La organización del departamento de Compliance de esta empresa se basa en el asesoramiento, la concienciación, la adecuada independencia del órgano de Cumplimiento, el control y la monitorización, con el uso de las herramientas habituales y básicas de cualquier programa de Cumplimiento (Código de Conducta, canales de denuncia, formación o sistema de gestión de riesgos) pero con un elemento clave y fundamental que sería la “gasolina del motor” (nunca mejor dicho): el convencimiento.

*Entrevista para el diario Expansión